La nueva figura del Dircom: claves para aprender a ser un profesional del presente y del futuro

Los tiempos cambian, y con ellos la transformación y evolución de los profesionales. Concretamente en nuestro sector, los Directores de Comunicación (Dircom) nos enfrentamos a grandes retos que están modificando la forma de trabajar de los departamentos de comunicación. ¿Sabías que se espera que nuestro peso de la organización aumente y que nos convirtamos en un valor esencial dentro de la empresa?

Las nuevas tendencias y herramientas comunicativas, la mayoría ligadas a la revolución digital, están modificando día a día la manera que tenemos de relacionarnos dentro de nuestra organización y con el público. Por ejemplo, un solo comentario en una red social o en Google puede crear una crisis de imagen y reputación difícil de manejar… Y nosotros como Dircoms debemos anticiparnos.
La inmediatez de Internet, la democratización de la información más allá de los medios tradicionales, el uso de redes sociales por parte de la sociedad para comunicarse y tomar decisiones de consumo, o la irrupción de la Inteligencia Artificial en nuestras vidas, son algunos de los grandes cambios estructurales que estamos viviendo.
Todo ello, nos está obligando a adaptar nuestros mensajes y la manera en la que incidimos en la sociedad y generamos impacto. Además, supone unas exigencias a las que, tradicionalmente, no teníamos que enfrentarnos en la comunicación corporativa.
Los Dircoms tenemos en nuestra mano unos profesionales 360º, con la gran responsabilidad de cuidar la imagen de marca y la reputación de las empresas a las que representamos. ¡Y nuestros perfiles deben adaptarse a esto!

La figura del Dircom, más allá de la tradicional

Los Dircom somos los encargados de definir y concretar la política de comunicación de la organización a la que representamos, partiendo de los objetivos, visión, misión y valores empresariales. Esto supone una gran responsabilidad, ¿verdad?
Somos nosotros los que debemos anticiparnos a los cambios sociológicos, políticos, económicos y empresariales que pueden influir en la manera que comunicamos y que tienen una relación directa en la notoriedad, imagen, marca y reputación de nuestra empresa.
Pero nuestra visión no solo tiene que estar centrada en lo externo, sino que también, como máximos responsables de comunicar el discurso oficial de nuestra organización, debemos contar con información sobre ámbitos operativos internos y de interés junto a los responsables de negocio. De hecho, según la Asociación de Dircoms de España, se debe considerar a la dirección de comunicación “como una pieza que se integra de manera natural en el esquema de alta dirección de la organización”.

Un profesional con una visión integral: ver más allá de lo que vemos 

Dice José Saramago en su famosa obra Ensayo para la Ceguera la frase: “Si puedes ver, mira, si puedes mirar, observa”, que nos viene como anillo al dedo como Dircoms. Debemos contar con una visión integral que nos permita anticiparnos, valorar y actuar acorde al contexto en el que nos desarrollamos para garantizar el éxito comunicativo de nuestra organización.
Concretamente, el European Communication Monitor se adelantó a los cambios estructurales y de compresión que estamos viviendo como profesionales, y en 2021 anticipaba que los directores de comunicación nos habíamos convertido en asesores de la alta dirección. Una figura clave para ayudar a tomar decisiones.

Cómo ser un Dircom del siglo XXI: “estrategia, influencia y anticipación”

Dos de las entidades más importantes de España de comunicación corporativa, como son la Asociación de Dircoms, con su El Decálogo dircom, y la revista TOP Comunicación con su estudio El Dircom del futuro y el futuro del Dircom, han reflexionado y analizado durante los últimos años sobre la evolución de la figura de los directores de comunicación.
¿Sabes qué habilidades debemos tener y cuál va a ser nuestra posición? Los Dircoms del futuro (y ya del presente) debemos contar con habilidades y tomar decisiones adaptadas a las nuevas formas de comunicar. A continuación, presentamos algunas claves:

  • Mejoraremos nuestro prestigio y responsabilidades
  • Incrementaremos nuestra relevancia dentro de la empresa.
  • Formaremos parte de los comités de dirección de las empresas
  • Tendremos más peso estratégico dentro de la toma de decisiones
  • Controlaremos los nuevos medios, con un conocimiento profundo del entorno online y las nuevas formas de comunicar
  • Haremos tareas de advisor de los CEOS
  • Aumentaremos nuestro esfuerzo en la comunicación externa
  • Contaremos con habilidades para relacionarnos con periodistas y agentes de interés
  • Los asuntos públicos deberán ser la piedra angular de nuestro trabajo
  • Mejoraremos nuestras relaciones institucionales, con ONGS y otros stakeholders de interés.
  • Deberemos integrar a la Inteligencia Artificial como una herramienta clave en nuestro trabajo de comunicación interna y externa

En resumen, los Dircom del futuro debemos seguir la premisa de “estrategia, influencia y anticipación”. ¡Todo un reto!

Marta Lagarejo
Consultora de Comunicación

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar