La ropa también comunica

Ya lo decía James Hume, autor de una gran parte de los discursos del presidente Eisenhower, “el arte de la comunicación es el lenguaje del liderazgo”. Seguro que a todos nos es familiar la imagen del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, vistiendo una camiseta de algodón verde militar o sudaderas en tonos marrones. 

Antes de que estallara el conflicto entre Ucrania y Rusia, Zelenski presentaba la imagen mediática de cualquier presidente o líder político al que estamos acostumbrados a ver en las noticias: traje y corbata. Sin embargo, desde el 24 de febrero de este año, el atuendo, así como la apariencia física del presidente ucraniano, ha experimentado diversos cambios.

La imagen es extremadamente importante, y la vestimenta no es ajena a la realidad. Así lo ha demostrado Zelenski quien, a través de ella, ha conseguido trasladar el mensaje de la fuerza del pueblo ucraniano; la lucha de la pequeña e indefensa Ucrania contra la gran Rusia. 

A través de su ropa, el presidente ucraniano se fusiona con el campo de batalla, transmitiendo el claro mensaje de que está al pie del cañón con los soldados ucranianos, Zelenski no vive el conflicto desde la comodidad y tranquilidad de su oficina, sino que es uno más luchando por la libertad de su pueblo. Sin portar arma, el presidente de Ucrania usa el arma de la comunicación. 

La elección de una camiseta de algodón no es casual. El tejido elegido traslada a su pueblo la sencillez, igualdad y  equilibrio estético con el resto de la población ucraniana que vive un momento de tensión, pobreza e incertidumbre.

No solo su atuendo transmite un claro mensaje en sus intervenciones mediáticas, también lo hace su evidente cambio físico, así como la elección de escenarios en donde grabar los vídeos que posteriormente se comparten en las redes sociales.

Para llevar su mensaje a la comunidad internacional ha utilizado fundamentalmente dos escenarios: las calles de Ucrania y la soledad de una habitación con una mesa y una bandera. En el primer caso, deja claro que continúa en Kiev y que no va abandonar su país. En el segundo caso, provoca que toda la atención se centre en él; no hay elementos que distraigan; solo es Zelenski y su mensaje. 

El rostro del presidente ucraniano también se ha transformado con el transcurso de la guerra. En sus últimas apariciones aparece con barba, trasladando el mensaje del paso del tiempo y su permanencia y compromiso con el pueblo. Un evidente “aquí sigo y seguiré” para aquellos que desde el inicio del conflicto pensaban que Zelenski saldría huyendo. 

Compartir

Copy Link to Clipboard

Copiar